Conservar la esencia

  • Año

    2015

  • Lugar

    Caballito

  • Tipología

    Casa de 5 ambientes

  • Intervención

    Reforma y reciclaje integral

Marcia y Ezequiel se compraron, con mucho esfuerzo, la casa de sus sueños: una casa antigua en Caballito Norte, de esas con patio en damero, aberturas de madera, pisos de pinotea, techos altos, molduras, vitraux… ¡Puro encanto! Pero había que ayudarla a relucir. Así fue que llegaron a nosotros, con su espíritu conservacionista y, luego de varias entrevistas en donde evacuaron todas sus dudas, nos confiaron el reciclaje.

Ellos querían respetar al máximo posible la esencia de la casa: recuperar la mayor cantidad de elementos originales, completar los que faltaran y todo lo que hubiera que hacer nuevo, hacerlo manteniendo el espíritu de lo antiguo e incorporando algunos toques modernos.

Dicho así parece fácil, pero hubo que pensar muy bien cada decisión. Los chicos se involucraron muchísimo durante el proceso y eso hizo de esta reforma algo tan especial. Cada material, cada color, cada textura, tiene atrás una búsqueda, una historia, una anécdota, al igual que esta casa casi centenaria.

Hicimos de todo: cambiamos la cocina de lugar, llevándola a una ubicación mucho más central en la casa, inventamos 2 baños, un dormitorio, rescatamos el patio, reciclamos el frente, llevamos a madera toooodas las aberturas (que estaban pintadas), abrimos ventanas nuevas, armamos una verdadera escalera hacia el entrepiso (la que había era incomodísima). Con eso, en el entrepiso, pudimos armar un salón de ensayo espectacular para Marcia, que es bailarina, y en un futuro podrán convertirlo en otro dormitorio. En fin, muchos cambios, pero siempre pensando en conservar la esencia, de siguiera siendo, de algún modo, la misma casa.

A todas las reuniones, Ezequiel llegaba con su listita de inquietudes y repasábamos punto por punto, una y otra vez, cada detalle (¡me pidió por favor que cuando publicara la obra, mencionara especialmente sus listas!) No hace falta más que ver las fotos para respirar el alma de esta casa.